martes, 26 de abril de 2011

SIGNO ESCORPION


ESCORPION

Agua fija, agua y tierra junto al instinto de perpetuación. El sexo y la muerte,  la solidez de lo emocional, la inmovilidad

Es un signo de Agua, Fijo y Receptor. Regido por Plutón, con Marte de cuerpo secundario, ausencia de Venus y caída del Sol y de Urano.

La imagen de Escorpio es la imagen del agua fija, estancada. Es la imagen de un pozo. Plutón rige lo subterráneo, lo que está oculto, y por eso el agua del pozo al que nos asomamos no parece tener fondo y es oscura: produce miedo, porque no sabemos lo que nos vamos a encontrar.

Cuando las emociones permanecen ocultas, se muestran en toda su magnitud, y, al igual que la alegría o la tristeza, existe el odio, la venganza, los celos enfermizos o la pasión desbordada. Por eso Escorpio sabe que ese caudal fluye en su interior, y amenaza con salir a la superficie y devorarle, o devorarnos a todos. Sin embargo, el agua que se ve en la superficie del pozo es limpia y tranquila.

Escorpio es exactamente eso, y mucho más. Es un torrente de emociones profundas que guarda en su interior, con una apariencia de aplomo y seguridad. Y, sin embargo, ese aplomo es cierto, porque es consciente del poder y de su poder.

Como representante del instinto de perpetuación de la especie, contiene a la vez a Eros y a Tanatos, al sexo y a la muerte, y ambos aspectos son fundamentales en la vida, el pensamiento y las emociones de los Escorpio. El miedo a la muerte es el mismo miedo a lo desconocido, a eso que oculta el pozo y a lo que los nativos de este signo están tan acostumbrados.

Por eso son temerosos, aunque nunca lo reconocerán, y sumamente prudentes. No se mueven mucho a no ser que sea necesario y todo esté supervisado, y ese mismo miedo es el que les impulsa al control, a indagar por debajo de la superficie de los demás y sentir la seguridad de lo conocido. Necesitan saber cómo son los demás y de qué pie cojean, para sentir su propio poder sobre ellos y, en el fondo, dejar de sentirse amenazados.

La co-regencia de Marte le otorga la franqueza de sentimientos: son fieles y honrados, tal vez los más fieles del Zodiaco, para lo bueno y para lo malo, ya que se sienten muy heridos ante la traición. Una cosa es su tempestad emocional interior, y otra cosa es manifestar aprecio y protección, seguridad y aplomo que apoya a los que le rodean y que Escorpio considera dentro de su círculo. Y su protección no es poca cosa: al igual que Cáncer, su sistema defensivo es extremadamente fuerte, pero, a diferencia del anterior, no lo utilizan casi exclusivamente para sí mismos, sino que lo extienden a todos aquellos que están sobre su mano, y suelen ser bastantes.

Como todos los signos de agua, es posesivo, y esta posesividad está ampliada, como casi todo aquí. Por eso duelen tanto las traiciones emocionales.

Todo lo anterior muestra también las características de su planeta regente, Plutón, señor de lo subterráneo, lo que está oculto, la muerte y, aún en la muerte, el sexo. También es la regeneración, y este signo es capaz de resurgir de sus cenizas a pesar de las dificultades graves. Plutón también es el poder y el control sobre los demás, y éste es un juego al que Escorpio está muy acostumbrado.

La ausencia de Venus le vuelve sacrificado con sus propios deseos, y es capaz de grandes renuncias, excepto las referidas al sexo, motor vital y cuya importancia dificulta la expresión de la afectividad (Venus), casi siempre teñida de deseo. También está en caída el Sol, y por eso Escorpio prefiere pasar desapercibido, es muy introvertido y guarda casi toda su verdadera expresión para sí mismo, mostrando una imagen que casi nunca tiene que ver con su verdadero yo.

Al ser íntegro y honrado, es incapaz de sacar partido a ese conocimiento sutil de lo que esconden los demás en su propio provecho, motivado por el ansia de satisfacer a los demás y, con ello, obtener seguridad. También Urano está en caída, y por eso Escorpio es dependiente a la vez que posesivo: los demás dependen de él en la misma forma que él depende de los demás, y la satisfacción de la posesividad mitiga las ansias de independencia uranianas.

Odia los cambios bruscos y las sorpresas inesperadas, porque le obligan a replantearse demasiadas cosas que ya había conseguido tranquilizar.

Relaciones: Escorpio puede mantener una relación mucho más allá que otros signos del Zodiaco, se encuentre en la situación que se encuentre. Son necesarios grandes agravios y traiciones para que abandone la pertenencia y el sexo, la paz de una relación. Por ello puede llevarse bien con casi todos los signos, dependiendo de su capacidad de aguante.

Piscis y otro Escorpio pueden ser buenos compañeros, e incluso Cáncer si consiguen crear un mecanismo de funcionamiento conjunto. También se entienden bien con Virgo y Capricornio, y a veces con Géminis.

Las dificultades vendrán con otros signos fijos. Con Tauro hay mucha atracción, pero su común inmovilidad puede frenarles como individuos. Con Acuario es sumamente complicado, ya que este signo es absolutamente mental y objetivo, mientras Escorpio es emocional y subjetivo: lleva demasiado tiempo entre los sentimientos como para no saber que todo es según se mire.

Con Leo puede haber atracción, pero las dificultades vienen cuando Leo trata de sacar a Escorpio de su cueva segura, y tiene tendencia a hacerlo, o cuando Leo sienta un aguijonazo de respuesta. Leo necesita tanto ser el centro de atención como Escorpio pasar desapercibido, y es difícil congeniar eso.

Virtudes principales: fidelidad, integridad, firmeza, seguridad.

Defectos principales: miedo, inmovilidad, apasionamiento, rencor.

Aspecto físico: Los Escorpio no tienen un aspecto físico definido. Se les reconoce por su mirada que perfora, por la sexualidad que desprenden o porque suelen ser prudentes a la hora de cruzar o manejar vehículos.


HACIENDO UN RESUMEN DEL SIGNO ESCORPION:
El Escorpio es un signo intenso con una energía emocional única en todo el zodiaco. Aunque puedan aparecer tranquilos, los Escorpio tienen una agresión y magnetismo interno escondidos dentro. Son afables, buenos tertulianos, reservados y cortés, pero aunque parezcan estar algo retirados del centro de actividad, en realidad están observando todo con su ojo crítico.
El Escorpio es tremendamente poderoso y su carácter puede causar enormes beneficios o grandes riesgos para los demás. Su tenacidad y fuerza de voluntad son únicas pero sin embargo son muy sensibles y fácilmente afectados por las circunstancias que les rodean. Son emocionales y fácilmente heridos o aludidos. De hecho pueden perder totalmente el genio al percibir, incluso erróneamente, que alguien les ha insultado. No saben morderse la lengua y pueden ser muy críticos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario